domingo, febrero 10, 2008


...

tengo miedo de no encontrarte,

miedo de perderte,

o bien de nunca haberte encontrado,...

en realidad tengo más miedo de mí que de vos,

de este mundo inexistente,

irreal.

Mundo de sueños que no despiertan,

de verdades errantes,

de ilusiones púrpuras e indefensas,

de canciones mudas,

de nombres vacíos,

de vacíos continuos,

de esperanzas permanentes,

porque es lo único válido para sobreviviren esta utopía...


Myriam Mattioda

viernes, febrero 08, 2008


II
Si el amor y las lágrimas
le han vendido el alma al tiempo,
si los meses lograron desmembrar la pena
y colmar tus vacíos,
si nuestra fidelidad sagrada a la soledad
fue quebrada por tu adulterio,
si mi indecisión ya no pesa sobre tus días
y lograste deshacerte de mi sombra,
si nuestra posibilidad vigente caducó de golpe
y la historia fugaz quedó truncada fugazmente,
si tus manos volvieron hacer tres
y nuestro cuerpo ostenta asimetrías,
si terminaste por olvidar los ritos,
las tardes, los rincones;
si sólo soy un recuerdo sin jerarquía
y mi palabra perdió la devoción de tus oídos,
si el dolor no dolió lo suficiente
para sobrevivir prisionero en tu pecho...




y si todo se disipó, si nada queda,
comprendo que nada es realmente algo,
pues todo en manos del tiempo
en nada expira.
Tan sólo resta tomar los vestigios de esperanza,
y salir temprano,
a merced del destino,
a embrujar otra mente,
otro espejo, otra almohada.

martes, febrero 05, 2008

LA VIDA ES MUCHO...


LA VIDA ES MUCHO

Ya perdoné errores casi imperdonables,
Traté de sustituir personas insustituibles
y olvidar personas inolvidables.
Ya hice cosas por impulso,
Ya me decepcioné con personas.
Cuando nunca pensé decepcionarme,
mas también decepcioné a alguien
Ya abracé para proteger,
Ya me reí cuando no podía,
Ya hice amigos eternos,
Ya amé y fui amado,
pero también fui rechazado,
Ya fui amado y no supe amar.
Ya grite y salté de tanta felicidad,
ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también “me rompí la cara" muchas veces
Ya lloré escuchando música y viendo fotos,
Ya llamé sólo para escuchar una voz,
Ya me enamoré por una sonrisa,
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia
...tuve miedo de perder a alguien especial
(y terminé perdiéndolo) Pero sobreviví!
Y todavía vivo!
No paso por la vida...
y vos tampoco deberías sólo pasar... Vive!!!
Bueno es ir a la lucha con determinación,
abrazar la vida y vivir con pasión,
perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve
y
LA VIDA ES MUCHO
para ser insignificante"

Chaplin

viernes, febrero 01, 2008


EL CRISTO CRUCIFICADO

Cristo en la cruz. Los pies tocan la tierra.
Los tres maderos son de igual altura.
Cristo no está en el medio. Es el tercero.
La negra barba pende sobre el pecho.
El rostro no es el rostro de las láminas.
Es áspero y judío. No lo veo
y seguiré buscándolo hasta el día
último de mis pasos por la tierra.
El hombre quebrantado sufre y calla.
La corona de espinas lo lastima.
No lo alcanza la befa de la plebe
que ha visto su agonía tantas veces.
La suya o la de otro. Da lo mismo.
Cristo en la cruz. Desordenadamente
piensa en el reino que tal vez lo espera,
piensa en una mujer que no fue suya.
No le está dado ver la teología,
la indescifrable Trinidad, los gnósticos,
las catedrales, la navaja de Occam,
la púrpura, la mitra, la liturgia,
la conversión de Guthrum por la espada,
la Inquisición, la sangre de los mártires,
las atroces Cruzadas, Juana de Arco,
el Vaticano que bendice ejércitos.
Sabe que no es un dios y que es un hombre
que muere con el día. No le importa.
Le importa el duro hierro de los clavos.
No es un romano. No es un griego. Gime.
Nos ha dejado espléndidas metáforas
y una doctrina del perdón que puede
anular el pasado. (Esa sentencia
la escribió un irlandés en una cárcel.)
El alma busca el fin, apresurada.
Ha oscurecido un poco. Ya se ha muerto.
Anda una mosca por la carne quieta.
¿De qué puede servirme que aquel hombre
haya sufrido, si yo sufro ahora?
Jorge Luis Borges