viernes, octubre 11, 2013

Paradigma de Kuhn

“Considero a los paradigmas como realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas 
y soluciones a una comunidad científica.” 
(Kuhn, 1971, p. 25)



T. Kuhn
El filósofo y científico Thomas Kuhn dio a paradigma su significado contemporáneo cuando lo adoptó para referirse al conjunto de prácticas que definen una disciplina científica durante un período específico:

        Lo que se debe observar y escrutar.
      El tipo de interrogantes que se supone hay que formular para hallar respuestas en relación al objetivo.
               Cómo tales interrogantes deben estructurarse.
   Cómo deben interpretarse los resultados de la investigación científica.

-          “Su logro carece suficientemente de precedentes como para atraer a un grupo duradero de partidarios, alejándolos de los aspectos de competencia de la actividad científica”.[1]
-          «Lo bastante incompletas para dejar muchos problemas para ser resueltos por el redelimitado grupo de científicos».[2]
“A falta de un paradigma o de algún candidato a paradigma, todos los hechos que pudieran ser pertinentes para el desarrollo de una ciencia dada tienen probabilidades de parecer igualmente importantes”.[3]
Antes del primer paradigma universalmente aceptado pueden existir múltiples paradigmas coexistiendo aunque sean mutuamente excluyentes.
«El nuevo paradigma implica una definición nueva y más rígida del campo. Quienes no deseen o no sean capaces de ajustar su trabajo al campo a ella deberán de continuar en el aislamiento o unirse a algún otro grupo».[4]
«Los paradigmas obtiene su estatus como tales, debido a que tienen más éxito que sus competidores para resolver unos cuantos problemas que el grupo de profesionales ha llegado a reconocer como agudos. Sin embargo, el tener más éxito no quiere decir que tenga un éxito completo en la resolución de un problema determinado o que de resultados suficientemente satisfactorios con un número considerable de problemas».[5]


Las  investigaciones comunes de una ciencia normal son tres:
1.- La clase de hechos que el paradigma ha mostrado que son particularmente reveladores de la naturaleza de las cosas. En si aquellas mediciones que se creen necesitan mayor precisión.
2.- Los experimentos que le dan validez a la teoría.
3.- Reunión de hechos de la ciencia normal y ambigüedades físicas.

El método de Kuhn es el análisis social en la historia por medio del entender las épocas y sus teorías; analizando como se relacionan esas mismas. No importa saber que la teoría geocéntrica tiene valor en el mundo actual, ni mucho menos si nos parece ilógico (cosa que se podría aplicar en la teología) lo único que importa es la validez científica en su época, no su validez científica actual.

Como objetivo de la filosofía de Kuhn era mostrarle al mundo que la ciencia no es solamente un contraste y neutral entre las teorías y a lo que podemos llamar como realidad, si no que existe otros factores entre defensores de los distintos paradigmas como puede ser el debate, diálogo, luchas y tensiones entre los mismos. También con su lectura da a entender que la ciencia como tal, no puede trascender, ya que solo lo hizo en las fases de la ciencia normal, ya que ahora en la actualidad solo son rupturas de esa continuidad.

El enorme impacto de la obra de Kuhn se puede medir en los cambios que provocó en el vocabulario de la filosofía de la ciencia: además de «cambio de paradigma», Kuhn planteó la palabra «paradigma» en sí de un término que se usa en ciertas formas de la lingüística a su actual más amplio sentido, acuñó el término «ciencia normal» para referirse a la relativamente de rutina, del día a día de trabajo de los científicos que trabajan dentro de un paradigma, y fue en gran parte responsable de la utilización del término «revoluciones científicas», en plural, que tendrá lugar en diferentes períodos de mucho tiempo y en diferentes disciplinas, en lugar de una única «revolución científica» en los últimos años del Renacimiento. 

El uso frecuente de la frase «cambio de paradigma» ha hecho que los científicos conozcan mejor y, en muchos casos sean más receptivos a los cambios de paradigma, de modo que los análisis de Kuhn sobre la evolución de puntos de vista científico por sí mismo han influido en esa evolución




[1]  Kuhn, 1971, p. 33.
[2]  Kuhn, 1971, p. 33.
[3] Kuhn, 1971, p. 41
[4] Kuhn, 1971, p. 46
[5] Kuhn, 1971, p. 51.

lunes, marzo 31, 2008

UNA CANTILENA DE PENTAURO




Según un papiro egipcio

La muerte cerca de mí, la muerte cerca de ti

Como un dulce sueño a la sombra de un dulce techo;

Como un vino que se vierte, como un loto que respira;

La muerte cerca de ti como una caña que llora.

Al extenuado, reposo; al enfermo, curación,

La muerte es un dulce lago del horizonte de polvo.

Como un dulce viento de la tarde soplando su aliento lento,

La muerte detrás de ti infla la vela llena.

Navegáis, amantes, hacia una tierra lejana.

Como una dulce invitada la muerte está en el festín.

Flor: el verano te marchita.

Rocío: el verano te bebe.

La muerte extiende sus redes como un dulce pajarero.

Y la sombra del ciprés es la sombra que queda,

Donde ya pronto el novio y la novia dormirán.


Margarite Yourcenar

sábado, marzo 22, 2008

¡PIU AVANTI!



No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora...
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!
Almafuerte

miércoles, marzo 12, 2008

sábado, marzo 08, 2008


ÍDOLOS


Amor, al principio

De carne y de oro como un César

Salvaje te cebé;

Íncubo, tu pecho pesaba

Y tu beso agotador

Cansó mi boca.

Luego te vi ensangrentado;

Caminabas, titubeando,

Bajo la escuadra terrible;

Víctima atravesada en el flanco,

A tus pies derramé

Todo el nardo de la tierra.

Te veo pálido y bello:

Tu carne es una antorcha

Hecha de cera y fuego;

Yo abrazo, delicia pura,

Tu cara desconocida,

Idéntica a mi alma.

Y te veré pensativo

En el último arrecife,

Dulce provocador de naufragios

Sombrío dios sin devotos;

Tus amapolas nocturnas

Me curarán de las rosas.


MARGARITE YOURCENAR

domingo, febrero 10, 2008


...

tengo miedo de no encontrarte,

miedo de perderte,

o bien de nunca haberte encontrado,...

en realidad tengo más miedo de mí que de vos,

de este mundo inexistente,

irreal.

Mundo de sueños que no despiertan,

de verdades errantes,

de ilusiones púrpuras e indefensas,

de canciones mudas,

de nombres vacíos,

de vacíos continuos,

de esperanzas permanentes,

porque es lo único válido para sobreviviren esta utopía...


Myriam Mattioda

viernes, febrero 08, 2008


II
Si el amor y las lágrimas
le han vendido el alma al tiempo,
si los meses lograron desmembrar la pena
y colmar tus vacíos,
si nuestra fidelidad sagrada a la soledad
fue quebrada por tu adulterio,
si mi indecisión ya no pesa sobre tus días
y lograste deshacerte de mi sombra,
si nuestra posibilidad vigente caducó de golpe
y la historia fugaz quedó truncada fugazmente,
si tus manos volvieron hacer tres
y nuestro cuerpo ostenta asimetrías,
si terminaste por olvidar los ritos,
las tardes, los rincones;
si sólo soy un recuerdo sin jerarquía
y mi palabra perdió la devoción de tus oídos,
si el dolor no dolió lo suficiente
para sobrevivir prisionero en tu pecho...




y si todo se disipó, si nada queda,
comprendo que nada es realmente algo,
pues todo en manos del tiempo
en nada expira.
Tan sólo resta tomar los vestigios de esperanza,
y salir temprano,
a merced del destino,
a embrujar otra mente,
otro espejo, otra almohada.